Hospitaltucan

Problemas de la próstata del perro

Los perros geriátricos pueden ser felices muchos años

La próstata es una glándula sexual accesoria del perro y gato macho. Se localiza en la parte posterior de la vejiga rodeando la uretra.

A partir de los 5 años es frecuente apreciar aumentos de tamaño de la próstata en el perro, (no así en los gatos donde no da problemas) por lo que las afecciones de próstata son bastante comunes entre los perros de mediana y avanzada edad.

La esterilización es la mejor manera de prevenir y curar este tipo de patologías.

El diagnóstico precoz y un tratamiento adecuado ayudan a controlar de manera satisfactoria la enfermedad, en la mayoría de los casos.

Síntomas

Existen muchas enfermedades de próstata y la mayoría de ellas están inducidas por las hormonas masculinas. Es por ello que la castración es un tratamiento preventivo muy eficaz.

Las enfermedades de próstata, de manera independiente de cuál sea su causa, presentan una serie de síntomas que se pueden dividir en cuatro grupos:

El aumento de tamaño de la próstata puede producir compresión en la uretra, recto y nervios.

Las enfermedades de próstata cursan con diferentes procesos:

Diagnóstico

Frente a las patologías prostáticas, la mejor arma es el diagnóstico precoz y la aplicación de tratamientos adecuados.

La reacción rápida de los dueños para acudir al veterinario frente a los siguientes síntomas es fundamental:

La exploración de la próstata se hace a través del recto. Con la mano enguantada se inserta con suavidad un dedo con lubricante en el recto. Para facilitar la palpación rectal puede usarse la mano libre para empujar suavemente la próstata hacia una posición más caudal mediante palpación abdominal. La próstata puede presentar un aumento de tamaño y sobresalir en sentido craneal por encima del borde de la pelvis, presentar contorno irregular o zonas duras.

El método más efectivo para orientar en el diagnóstico adecuado es la radiografía y mejor la ecografía, aunque para confirmarlo se deberá recurrir a una citología o a una biopsia.

Las técnicas de diagnóstico por imagen, como la radiografía o la ecografía, son útiles para llegar a un diagnóstico de la enfermedad.

Tratamiento

El tratamiento puede ser médico o quirúrgico y depende del tipo de patología, grado de afección o edad del paciente.

  1. El tratamiento médico puede ser a base de hormonas que producen una especie de castración química, con antibióticos para controlar las bacterias que pueden estar implicadas y con medicamentos que ayudan a reducir la inflamación del tejido.
  2. Entre las posibilidades quirúrgicas está la castración, eficaz en la mayoría de los casos. En algunos casos puede requerir además el drenaje de los quistes cuando su tamaño lo requiera. Una última opción es la extirpación cuando el problema es tumoral pero puede ir unido a complicaciones.
En una radiografía se puede ver la próstata aumentada de tamaño

Es más fácil prevenir las enfermedades contratando un PLAN DE SALUD ANUAL. Te informamos en https://hospitaltucan.com/plan-de-salud-perros/

Resumen

Salir de la versión móvil