Escrito por: Javier Roldán

Signos de estres en el gato

A los gatos les gusta poder controlar su entorno, y por eso lo marcan frotando la cara por todo su hogar, esas feromonas faciales les dan sensación de tranquilidad y control.
A veces cosas tan simples como mover los muebles, introducir cosas nuevas, pintar, una limpieza en profundidad, hacer reformas, cambiar la decoración, un viaje, una hospitalización del animal, un olor extraño, la visita de alguien desconocido alteran esas marcas y les provocan una reacción de estrés, miedo o ansiedad que no siempre resulta evidente para quienes conviven con el animal.
Los gatos pertenecen a una especie que han desarrollado muchas estrategias para ocultar sus debilidades y entre estas podemos incluir los signos de estrés.
Los gatos demuestran de forma poco evidente que no están cómodos.

Los signos son distintos de los que manifiestan otras especies más sociales como los perros o el hombre. Muchas veces sus señales se malinterpretan pensando que el gato se está portando mal en lugar de ver en ellas un petición de ayuda.
Aprender a reconocer esta reacción, es el primer paso para investigar y corregir aquello que hace que el entorno sea “hostil” para el gato, o incluso ser de ayuda para la detección precoz de la enfermedad.
Algunos signos son fáciles de detectar. Otros son mucho más sutiles y puede resultar más complicado relacionarlos con el estrés.

Signos claros de estres:

Estos signos, suelen ser detectados, como un “problema” para el propietario, más que como una señal de estrés del gato. Hay 3 tipos de señales claras, señales que pueden identificarse fácilmente:

  • Los arañazos verticales. El gato puede estar arañando superficies verticales solo para mantener sus uñas en perfecto estado, pero a veces lo hacen por estrés.

¿Cómo puedo diferenciar ambos tipos de arañazo vertical?

Si aparece en distintas zonas diseminadas por toda la casa y particularmente alrededor de las puertas y las ventanas o centradas en objetos prominentes como puede ser un sofá, pueden indicar que el gato está sufriendo estrés. En este caso el gato lo que hace es aumentar el número de señales visuales y olfativas en el entorno inmediato.

  • Marcaje con orina lanzándola en espray es uno de los métodos básicos que tiene el gato para marcar su territorio. Ya sea macho o hembra, castrado o no, aparece de alguna manera prácticamente en todos los gatos.El marcaje con orina tiene una secuencia de movimientos muy específica, durante la cual, el gato adopta unas posturas muy fáciles de reconocer
  • Se acerca a la superficie vertical (pared, mueble…)
  • Olfatea la superficie y da unos pasos en el suelo
  • El gato se vuelve de espaldas
  • Levanta la cola y emite un chorrito de orina horizontalmente hacia el objeto elegido
  • Agresividad. En situaciones muy estresantes, algunos gatos pueden reaccionar con actitudes agresivas hacia personas o hacia otros gatos o mascotas de la casa.

Este tipo de comportamiento suele aparecer cuando el gato no tiene forma de escapar o no puede expresar el estrés de otra manera.
Lo más importante es recordar que la agresividad no tiene por qué ser solo contra otro gato, o contra una persona u objeto que cause estrés al gato. Si su gato está estresado, puede morderle solo porque usted se encuentra en el lugar inadecuado en el momento equivocado y no necesariamente porque usted sea la causa del estrés…

Signos menos evidentes

Algunos gatos muestran unos síntomas más discretos, como:

  • Modificación de los hábitos alimentarios (anorexia o exceso de ingesta)
  • Acicalamiento excesivo (llegando a producirse calvas por un lamido excesivo) o ausencia de acicalamiento (el pelo se les enmaraña, está sucio…)
  • Eliminación en zonas inadecuadas de la casa
  • Disminución del nivel de actividad
  • Disminución de las interacciones o de las ganas de jugar

Puedes ver un resumen en esta imagen

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.